Texto: Eduardo Jiménez Fotos: Carlos Quevedo Texto: Eduardo Jiménez Fotos: Carlos Quevedo

BMW K 1600 B “CON AIRES DE REBELDÍA”

La propuesta viajera-rebelde de la firma bávara estuvo en nuestras manos para ser sometida a prueba, el resultado ha sido positivo, pero ¿Qué tan cerca es esta K 1600 B con las grandes americanas para competir?

Una cosa tenemos bien segura, BMW Motorrad se ha tomado muy en serio el tema de competir en el mundo del motociclismo, abarcando más de lo que alguna vez podríamos haber pensado de esta firma. Los segmentos, son solo áreas de oportunidad a los ojos de este monstruo alemán, que, sin lugar a dudas, ha sabido aprovechar muy bien. Esta vez, ha sido el momento de fijar su objetivo en uno muy especial, uno, que por muchos años han sabido cubrir y explotar muy bien las grandes americanas, el de las Bagger. Caracterizadas por presumir grandes dimensiones, motores de gran cilindrada y carenados capacitados para viajar por millas y millas (como los gringos prefieren medir sus caminos) he aquí donde los germanos vieron una gran oportunidad para explotar la plataforma de su Gran Turismo por excelencia -K 1600-  pero añadiéndole un toque muy especial, el del estilo viajero norteamericano, el estilo Bagger.

UN NUEVO EJEMPLAR

A golpe de vista quizá no sea mucha la transformación que han realizado a este modelo, pero un hecho es que, lo han sabido hacer muy bien. Respecto al modelo que deriva –K 1600 GT- se han hecho finas modificaciones para acercarla a lo que exige este segmento, comenzando por el carenado frontal, el cual, modifica el tamaño del windshield eléctrico, haciéndolo más corto para darle ese aire tan esencial, también se han agregado un par de aletas difusoras a los lados del mismo para direccionar el aire al piloto y ayudarle a refrescarse durante rutas con climas más cálidos. Respecto al diseño del asiento, también se nota un gran cambio, sobre todo, en el del pasajero, al ser más estrecho, pero eso sí, sin perder la calidad en el mullido, que se antoja perfecto para rodar por horas y horas libre de fatiga.

Párrafo aparte merece la zaga, donde podemos apreciar un trabajo de reforma total, gracias a juego de alforjas de diseño progresivo y responsables de portar las vistosas ópticas LED que dan todo el carácter a esta Bagger alemana. En la parte central, únicamente se encuentra el emblema sobre la continuación plástica del asiento y el portaplaca, pero en la parte inferior, los enormes tubos cromados de escape gemelos y tres salidas cada uno, anuncian el bloque hexacilíndrico que equipa esta viajera, produciendo un sonido gradiente y, en autopista o aceleraciones, coincidimos su similitud al de cierto superdeportivo italiano.

Respecto al sistema de infoentretenimiento, la “Be” equipa todo lo que ya conocemos de modelos como las RT y GT o GTL, con una pantalla horizontal a color y equipo de sonido con cuatro altavoces (dos tweeters y dos medios), sistema de acoplamiento por bluetooth para móviles e intercomunicadores de casco, radio y lector USB. Si es cierto que posee una extensa botonería, toda vez que te adaptas, es muy intuitiva al uso y gracias a la perilla ubicada en el mando izquierdo, es extremadamente sencillo navegar por todos los menús. También cuenta con el espacio para añadir el sistema de navegación y que igualmente podemos gestionar mediante el mando tipo jog dial.

 

GRANDES SENSACIONES

Para poder competir dignamente con las “gringas” los de BMW no se lo pensaron dos veces y por ello, adopta el enorme seis cilindros en línea, con 160 HP y un brutal torque de 175 Nm, y quizá muchos pensemos ¿Para qué tanto motor? Para contestar esto, hay que entender que esta montura está diseñada para viajar, y me refiero a viajar en serio. Tomar lo esencial para viajar y partir, unos 250 kilómetros o más, solo para empezar a conocer el verdadero carácter de este propulsor. La docilidad de su entrega, permite llevarlo incluso por la ciudad sin brusquedades, no obstante, toda vez comienzas a saborear los primeros kilómetros de carretera, solo te pide más y más. Y esto, se potencializa cuando la cambias al mapeo Dynamic, aceleras y usas el cambio Pro (que excluye el uso del embrague) para asensos de marcha, dejando atrás solo un vago recuerdo de sus casi 400 kilos de peso en orden de marcha. La aceleración es brutal y el “hexa” emite una sinfonía que, para los amantes del poder mecánico, se convertirá en la mejor música de su vida. Este sistema de cambios también permite realizar descensos, si, pero con un tacto menos refinado.

Respecto al sistema de suspensiones, equipa las mismas semiactivas de su hermana la GT/GTL, con el mecanismo Duolever y Paralever al frente y atrás respectivamente, que permiten ajustar la altura de acuerdo a la carga y el tacto en orden al tipo de manejo que busquemos. En tramos rectos, pareciera que vamos flotando sobre el asfalto, mientras que en curvas, ofrecen la dureza y comportamiento necesarios para trazar como en una deportiva de gran talante. Respecto a las absorciones, cumple con el comportamiento esperado, amortiguando cada imperfección de forma impecable, para solo preocuparnos por cuidar los neumáticos.

Te hablé de todo lo que equipa y como se percibe al rodar, pero, al comenzar este test, se hizo una pregunta sobre si es capaz o no de competir con sus rivales americanas, y la respuesta es sí. Muchos dirán que esto está a años luz de las propuestas conocidas, considerando la esencia de una Bagger y el enorme contenido tecnológico que presume esta montura, pero no solo es eso, sino también, el enorme aporte a nuestra seguridad que esta máquina es capaz de ofrecer. La magia de la electrónica, ha hecho lo necesario para concebirla como un moderno automóvil de dos ruedas, desde los modos de manejo, que incluyen la opción Rain -lluvia o superficies inestables- hasta los efectivos controles de tracción y estabilidad, que se complementan con el mecanismo de frenos ABS firmado por Bosch, lo que permite que rodar sea una siempre una experiencia de diversión, pero rodeado de un ambiente seguro. Aquellos más puristas podrán decir que salen sobrando tantas asistencias, no obstante tenemos que recordar que nosotros somos la carrocería de este vehículo y todo elemento en pro de nuestra seguridad, es bienvenido.

SABE IMPONER

Durante la prueba, no pudimos evitar llevar a la K 1600 B a una de nuestras carreteras favoritas, y comprobar todo aquello que la marca promete de esta máquina, donde nos ha dejado muy buen sabor de boca, las americanas ya no están solas y para la dimensión de este ejemplar, es un hecho que el panorama pinta muy competido. El mercado, cuenta ahora con renovadas monturas como la GL 1800 Gold Wing por parte de Honda, una renovada Star Venture de Yamaha (disponible sólo en E.U.A.), listas para enfrentar a las imponentes Indian Chieftain o Harley-Davidson Street Glide ¿La ganadora? Como siempre la respuesta recae en manos del usuario final, pues cada una ofrece un producto y experiencias únicas, con resultados que pueden variar más de lo esperado y los gustos particulares de cada quien, harán la parte de juez. BMW Motorrad gana terreno en este difícil y prohibitivo segmento, aportando esta K 1600 B con un precio desde los 476,500.00 pesosesperamos seguir viendo más sorpresas.

Notas Relacionadas