Eduardo Jiménez Fotos: Carlos Quevedo Eduardo Jiménez Fotos: Carlos Quevedo

SUZUKI BURGMAN 400 – “MÁXIMA UTILIDAD”

Por más que el mercado de los scooters y maxiscooters ofrecen la mejor alternativa de transporte en ciudad, el cliente de hoy se resiste ante sus encantos y bondades. El ejemplar que sometimos a preba, da cátedra de porque sí debemos de considerarlos como la mejor alternativa de transporte en ciudad

Está de más hablar de la diversidad de segmentos y productos disponibles para nuestro mercado, sin embargo, existe un segmento que no se rinde pese a su baja en popularidad. Hablamos de los scooters, popularmente conocidos como “motonetas”. Que por más que pasan los años, siguen siendo la alternativa más confiable para transportarnos en la ciudad, mitigando naturalmente al máximo la fatiga de conducción. ¿Por qué molestarnos en instalar un top case a una motocicleta común? Cuando la mayoría de los scooters cuentan con gran capacidad de almacenaje bajo el asiento.¿Por qué fatigarnos con una postura incómoda e ir accionando palancas de embrague o pedales de cambio solo para ir del punto A al punto B? Muchas preguntas se contestan por si solas con esta alternativa de transporte y para aclararlas, hemos hecho esta Motociprueba al conocido Burgman de Suzuki, que se muestra como un vehículo moderno, seguro y confiable, perfecto para trasladarnos con eficiencia en desplazamientos urbanos e incluso, carreteros.

PARA MUESTRA, UN BOTÓN

El Burgman se reestrenó con un facelift que, al contrario de alejarlo de sus orígenes, preserva el lenguaje de diseño que sus seguidores han admirado desde siempre, con una estética que preserva la doble óptica delantera (ahora con tecnología LED), windshield bien integrado, cuerpo de perfil aerodinámico con cintura baja y una zaga que desde hace tiempo se ha mostrado como una de las más refinadas de su segmento. Sin duda, el Burgman se ha actualizado sensatamente para ser un vehículo de apariencia moderna y no solo eso, sino también en equipamiento y tecnología. Precisamente, al hablar de sus nuevos desarrollos, el doble disco de freno delantero así como el trasero, equipan sistema de frenos antibloqueo (ABS) y actúan de forma contundente, aunque destaca que, para el eje frontal, con menos intrusión, algo que permite tener un mejor control del conjunto, sobre todo en situaciones de emergencia. Sin embargo, los de Hamamatsu, siguen sin dotar a su maxiscooter de un sistema de control de tracción, algo que se nota muy necesario, sobre todo, por la gran entrega del motor desde parado. Un área de oportunidad que sus rivales más cercanos como el MP3 de Piaggio o el C 650 Sport de BMW presumen dentro de su equipamiento. Y es que hablamos de un vehículo preferido por ejecutivos y personas profesionales que buscan una motocicleta cargada de innovación y seguridad.

No por ello el Burgman se queda “corto” ya que a cambio ofrece un manejo muy controlable gracias a su gran distancia entre ejes, postura de manejo relajada, con posibilidad para estirar las piernas y un asiento que a golpe de vista, presume doble altura para piloto y acompañante, en el cual, el conductor gozará de un respaldo muy efectivo para surcar grandes distancias. El mullido es tan cómodo que, en conjunto con las demás características ergonómicas, no echarás de menos a tu motocicleta para ciudad. De hecho, todo esto se suma a su gran efectividad de suspensiones y geometría bien calculada. El piloto queda ubicado perfectamente entre ambos ejes, y de inmediato notas como –además del desempeño de las suspensiones- se mueve el conjunto ante las irregularidades, mientras tú vas exento de todo esto. Esto te lleva a pensar “que mal lo va a pasar mi acompañante” no obstante, la amortiguación es más que suficiente y no, no se transmiten las imperfecciones del camino, a lo que hay que añadir que, la buena ubicación de los posapies, y las asideras dispuestas orgánicamente permitirán que tu pareja de viaje no se queje en lo absoluto.

UN MAXISCOOTER LISTO PARA EL RETO DIARIO, QUE ADEMÁS TE DA LA OPORTUNIDAD DE LLEVAR CONTIGO TODO LO QUE NECESITAS

EN MARCHA

El Burgman presume de ser una estrella de comodidad y polivalencia, pero ¿Cómo se traduce esto en el papel? Nuestra prueba inició en ciudad, donde conocimos sus principales bondades y aunque para muchos puede lucir muy largo, el amplio radio de giro de la dirección, así como su buena entrega de par desde parado te permiten surcar el tránsito con elevada soltura. Kilómetro a kilómetro te vas dando cuenta de lo bien que hace su trabajo en ambientes citadinos. Las dos guanteras te permiten liberar tus bolsillos en cada trayecto y en la derecha, la toma de corriente automotriz te permitirá cargar tu celular o incluso conectar un GPS.

Pero si algo ha presumido el Burgman es el de ser un maxiscooter en toda la palabra, por lo que nos dimos a la tarea de probarlo en carretera. La experiencia es la que se espera, con un comportamiento dinámico justo a sus capacidades. La respuesta de aceleración y recuperación si bien, no son las de una 650, tampoco decepcionan. Para un paseo a ritmos relajados es suficiente, así como de su parte ciclo, que se muestra con firmeza en las curvas, tanto, que dan ganas de abrir de más el puño derecho, sin embargo, al recordar que el caballete y la “bola” de transmisión pueden rozar con facilidad en el paso, es cuando vuelve la cordura a nuestra intención. Ello nos demostró que el Burgman es todo, menos un vehículo de capacidades pobres. Aquí la eficiencia del monociíndrico de 400 cc se comienza a ver comprometida, debido al esfuerzo que en conjunto con la transmisión tipo CVT generan, no igual en ciudad, donde presume una autonomía muy destacable.

SIENDO SENSATOS

No necesitamos más, para trasladarse con soltura y comodidad por esta ciudad el Burgman demostró con creces sus grandes virtudes. Suspensiones cómodas, reacciones de motor adecuadas, consumos bajos, 43 litros de capacidad de cajuela (hasta dos cascos), guantera doble y un freno de estacionamiento, nos hacen estar conscientes de el porque los scooters son la decisión más sensata para ciudad. Olvidémonos de la fatiga de cargar mochilas al hombro mientras conducimos o de buscar un top case para ello (aunque si es posible instalar uno); así como de ir engranando marchas a merced del tránsito pesado, aquí solo deberás de preocuparte por acelerar, curvear para olvidarte un poco del estrés urbano.

Notas Relacionadas