Texto y Fotos: Alejandro Lara
 Texto y Fotos: Alejandro Lara


Turismo "La BAJA EN BAJA" 2ª Parte

Quinto día de ruta, estamos a la mitad de nuestro viaje, hoy rodaremos unos 720 kilómetros. De pronto vimos brechas y no perdimos la oportunidad de hacerlo; de pronto regresamos al asfalto y al poco rato volvemos a la brecha… La Baja en Baja está culminando, pero aún no del todo


De niño al ver un mapa de la república mexicana siempre me llamo la atención esa “línea de tierra” veía el lugar donde se encuentra Mexicali y pensaba en que se podría desprender en cualquier momento, conforme fui creciendo me llamaba más la atención, saber que este estado ha ido cambiando debido a su peculiar ubicación. Tan alejado de la capital del país y a la vez muy cerca de un país infinitamente más desarrollado. Había características que invitaban a rodar por él, que decir de cuando disfrutamos de un buen vino de esta región, hay tantas cosas por las que visitarlo.

Al llegar al día “D” e iniciar el viaje a la Baja sabía que teníamos que hacerlo en una moto, es un viaje que muchos motociclistas hacen, sé que no seré el primero ni el último, solo sé que lo haremos en una G 310 GS y será tan nuestro que seguro otros tantos se apropiaran de él, se subirán en nuestros hombros y posteriormente harán lo propio.

SIN PIE PARA EL CANSANCIO

Estamos en busca de esa “última gota” cada uno de nosotros llevamos entre 30 y 40 kg de equipaje, pensar en empujar la moto a temperaturas de la Baja y sin saber concretamente a cuantos km estaría la siguiente “gota” haría que nos mantuviéramos atentos al consumo de gasolina, nuestros bidones van cargados al tope, no queremos por ningún motivo quedarnos el vital líquido, para nuestras motos. Un buen amigo me enseñó que está permitido caer, en el motociclismo esto no es tan bueno, sin embargo hay fuertes posibilidades; si sales avante, lo más importante es levantarte y continuar, aprender porqué caemos y evitar visitar el suelo de nuevo.

Una parte fundamental de este viaje ha sido la compañía de dos grandes personas, a un inicio pensaba hacer en solitario La Baja en baja a unos cuantos días, dos personas se unieron al viaje, dicen que si vas solo podrás llegar más rápido, pero si lo haces acompañado llegarás más lejos y en este viaje se cumplió.

SIN LIMITES

Aquí vamos de nuevo a rodar de noche hoy solo serán 105 km, han sido de los más lentos tenemos que llegar a una playa llamada Santispac, es un pequeño lugar delante de Heroica Mulegé, pasamos a este último lugar para comprar algunas cosas, en el camino a esa playa en una de tantas curvas nos encontramos con unas vacas que súbitamente decidieron estar en la carretera al salir de curva y de noche era casi imposible verlas y no tener un accidente, en esta ocasión ayudó que no superábamos los 70 km/h, la luz de la G 310 GS y sin duda que el ABS entró en tiempo y forma, finalmente para eso está diseñado, quedé a unos cuantos metros de chocar con una vaca. También me preocupaban mis amigos que venían detrás, afortunadamente mantenían una buena distancia y pudieron frenar sin problema.

Loreto y la Paz nos esperaba, Baja California norte quedó atrás, sé que nos falta mucho por conocer sin embargo estar en constante ruta, nos deja la puerta abierta para poder regresar. En el mapa podemos ver que no hay muchas curvas, pero una vez que estas rodando los paisajes y curvas salen por todos lados. Algo me dice que esto ya está por terminar, ya sabrán, llega esa nostalgia de estar pasando momentos increíbles y de pronto te cae el 20 de que pronto acabará, debemos de aprovechar cada momento de este viaje, no sabemos cuándo podremos regresar así que el momento es ahora.

Para nuestro séptimo día de viaje decidimos ir a Todos Santos y pasar por el mítico Hotel California, uno de los días más calurosos, la ventaja de venir rodando tantos km en un solo día hacía que las distancias menores a 500 km fueran pan comido, nos faltaba llegar a un lugar: Los Cabos, que era nuestro último destino de Baja California Sur, ya habíamos estado en Tijuana y ahora podríamos decir que estaríamos en el punto en donde se encuentra el pacifico y el Golfo de California, ¡Lo logramos!

Nuestro primer objetivo está completo, hemos sido testigos de cómo rodar en siete días hasta los Cabos, las motos no han rechistado ni un segundo (solo los pilotos) nos gustaría quedarnos más días a disfrutar de tantos lugares que hemos pasado de largo, sin embargo, sabemos que será pretexto ideal para regresar, tal vez en una 125 o en una 1,200 (centímetros cúbicos) pero mientras sea en una moto lo demás no importa.

TAMBIÉN NAVEGAMOS

Último día en Baja California Sur, saldremos de la Paz con dirección a la Terminal de transborde, algo así como 20.5 km, seremos casi los últimos en abordar el ferry, en unas siete horas pasaremos a Topolobampo Sinaloa. Al estar navegando en el golfo de California pudimos relajarnos, ha sido el día de ruta más tranquilo, a la lejanía vemos como se queda atrás “la Baja” y a la mente viene un pregunta ¿Cómo es que lo logramos? Seguramente ha sido una mezcla de sueños por cumplir, ego y fortaleza de los buenos deseos de los que nos conocen y quieren, seguramente hay algo de eso, queda atrás el poder regresar y conocer todavía más de estos bellos estados.

El reloj marca las 21:35, estamos listos para seguir nuestro camino, estamos con todos los ánimos de llegar a Mazatlán, son algo así como 425 km, no son tantos -para lo que llevamos recorridos- sin embargo no contábamos con un factor, después de cierta hora algunas gasolineras cierran. Mi reloj marca las 00:38 estamos a unos 70 km de Culiacán de Rosales, según el indicador de la G 310 GS me dice que tengo unos 81km restantes, sin embargo en la G 310 R de Ángel marca que solo tiene 59 km pero la NineT de Edgar aún tiene gasolina para llegar sin problemas, hemos calculado mal y estamos a punto de quedarnos sin gasolina, no estamos bien parados del todo, estamos rodando casi de madrugada por lugares que no deberíamos de estar a esa hora.

Bajamos el paso y solo podemos ver una noche más obscura que nunca, las estrellas cobijan nuestros hombros, el frío cala los huesos, en todo el viaje ha sido de los peores fríos y eso que soy de Toluca. Paramos a ponernos forros y taparnos lo mejor posible, pareciera que llevamos todo el día rodando, el estrés de quedarnos sin gasolina y en medio de la noche nos agotó, solo queremos llegar a Culiacán, encontrar un lugar para descansar, la misión de llegar de Topolobampo a Mazatlán quedó abortada.

CULICHIS…

Llegamos con el olor de la gasolina a Culiacán, pudimos administrar la poca gasolina que teníamos, ya al día siguiente buscamos gasolinera para llenar tanques y poder seguir con los últimos tramos de viaje, tomamos caminos diferentes, al no llegar a Mazatlán como lo habíamos planeado, tendré que irme directo a Guadalajara, Edgar y Ángel irían hacia Durango. Después de 689 km me encuentro en Guadalajara estos kilómetros han sido en solitario y ya extraño a mis amigos, nuevamente se cumple la premisa “en solitario llegas más rápido” aunque creo que también he podido llegar en buen tiempo a Guadalajara, el antepenúltimo día es el primero que no me toca rodar de noche, me dispongo a descansar y recargar pilas para continuar al día siguiente, prácticamente estoy rodando kilómetros de puro trámite para llegar a casa.

Pudimos rodar hacia Baja California en 10 días, donde los últimos dos fueron prácticamente para regresar, aprendimos que hay muchas formas de hacer esta ruta, y al final sabemos que todas son válidas lo importante es poder rodar, hacer amigos en el camino, hacer tuyos esos momentos que nadie te dará ni quitará, saber que con poco puedes llegar más lejos de lo que esperabas, saber que la Baja en baja es posible, que menos es más, insisto hay muchas maneras de hacer este viaje, lo importante es poderlo hacer, disfrutarlo y regresar con bien, pues al final al estar escribiendo estas líneas surge una nueva incógnita ¿Cuál será el próximo viaje en dos ruedas? Solo el tiempo y todo lo que hagamos para que ese momento llegue lo sabrá, por mientras no nos queda más que soñar en todas esas posibilidades que están a nuestra disposición, el cielo es el límite… ¡Saludos a la distancia nos vemos en el camino!.

Notas Relacionadas